Tu salud mental

Cuidar de tu salud mental es tan importante como cuidar de tu salud física.

La salud mental describe tu estado mental: cómo te sientes y cómo te enfrentas al día a día.

Además de los síntomas físicos, la FPI puede afectar a tu salud mental. Por ejemplo, es posible que empieces a sentirte desanimado si pierdes independencia personal, a tener algún problema en tus relaciones o a preocuparte por la pérdida de control1.

Mantener tu salud mental te puede resultar útil para prepararte para los desafíos que supone vivir con FPI. Algunas de las ventajas de una mente sana son:

 

Mantener una actitud sana

Tanto si tienes problemas con tu salud mental como si no, es posible que haya momentos que sean más complicados que otros. La capacidad para mantener una actitud sana durante periodos difíciles se llama “resiliencia”.

Estos son algunos consejos que te ayudarán a mantener la resiliencia, para poder enfrentarte a la vida diaria y a las situaciones difíciles sin sentirte agobiado.

 

Consejos para ayudarte a mantener una actitud sana2

  1. Habla sobre cómo te sientes: explicar algo y saber que hay alguien escuchando y atento puede hacer que te sientas mucho mejor. Tus amigos, tu familia o un profesional de la salud mental pueden ofrecerte ayuda o consejos prácticos y aportarte otra perspectiva de la enfermedad.
  2. Mantén relaciones sanas con otras personas: pasar tiempo con amigos y familiares que te apoyen puede ayudarte a tener una mejor imagen de ti mismo y a sentirte más seguro conforme te adentras en situaciones complicadas.
  3. Duerme: los problemas para dormir pueden afectar negativamente a tu salud mental. El desánimo y otras emociones negativas pueden ser exagerados. Prueba a dormir mucho y habla con el equipo médico encargado de tu seguimiento si tienes problemas para dormir.
  4. Dieta: comer sano puede contribuir a tu salud física y mental. Llevar una dieta equilibrada con un horario regular para las comidas te ayudará a sentirte más sano y a mantener una actitud positiva.
  5. Actividad física: mantenerte activo puede ayudar a reducir los sentimientos de depresión y ansiedad, y a aumentar la confianza en ti mismo. Actividades livianas como la jardinería o pasear con tranquilidad son un buen punto de partida si no tienes costumbre de realizar un nivel alto de actividad física.
  6. Haz aquello con lo que disfrutes: encuentra tiempo para hacer cosas con las que disfrutes, como cocinar, ver a tus amigos o escuchar música. Emprender una nueva afición también puede ayudar a aumentar tu confianza y a ocupar tu mente.
  7. Relájate: es importante tener tiempo para relajarse, aunque no te sientas bajo presión en el momento. Podrías pasar una noche haciendo algo que te guste o, incluso, tomando un breve descanso de cinco minutos para observar tranquilamente los alrededores. Aprender técnicas de relajación, como ejercicios de respiración, yoga o meditación, también puede ayudarte a relajarte y reducir el estrés.

Cuidado personal

Existen distintas estrategias que te pueden ayudar a gestionar tu salud física y mental.

Puntos clave

  • Es importante ser consciente de tu salud mental y cuidar de ella.
  • Mantener una actitud sana puede facilitar la vida con FPI.
  • Existen distintas estrategias que pueden ayudarte a mantener tu salud mental durante los periodos difíciles.

También en esta sección…

Afrontar una enfermedad grave

Vivir con una enfermedad como la FPI puede hacerte sentir aislado, pero hay soporte disponible.

Depresión

Es normal sentirse deprimido después del diagnóstico. Aprende a ser consciente de tus sentimientos y cuando es necesario visitar a un profesional de la salud mental.

“Al principio, me sentía totalmente abatido. Ya han pasado cinco años y no se ha extendido demasiado, sino que ha avanzado lentamente. Me digo a mí mismo que por qué no otros 20 años así o más”.

– Paciente con FPI, Francia

También te puede interesar…

Tratamientos complementarios

Existen distintas terapias complementarias que pueden ayudarte.

Recursos de bienestar

En este sitio dispones de recursos sencillos que te ayudarán a entender tu afección y cómo controlarla.

 

Tratamientos

Existen varios tratamientos que pueden ayudarte a manejar los síntomas de la FPI.

Cuidado personal

Existen distintas estrategias que te pueden ayudar a gestionar tu salud física y mental.

Referencias

  1. Duck A, et al. Perceptions, experiences and needs of patients with idiopathic pulmonary fibrosis. J Adv Nurs 2015; 71:1055-1065.
  2. Mental Health Foundation. How to look after your mental health. Available at: https://www.mentalhealth.org.uk/publications/how-to-mental-health Accessed May 2018.

OFV.0562.062019