Dejar de fumar

Fumar es uno de los factores de mayor influencia en tu salud cuando tienes una enfermedad pulmonar.

Si te han diagnosticado FPI, es importante que dejes de fumar. A muchas personas les resulta difícil dejarlo, pero hay muchos recursos que te pueden ayudar. Aunque hayas intentado dejarlo en el pasado, los recursos actuales disponibles son muy útiles para ayudarte a dejar de fumar.

Habla con el equipo médico encargado de tu seguimiento si necesitas ayuda para dejar de fumar. Te proporcionarán asesoramiento de expertos para ayudarte a lo largo del proceso1.

 

¿Hay algún consejo práctico para ayudarme a dejar de fumar?

Dejar de fumar puede ser un reto. Puede ser útil si estableces las razones por las que lo vas a dejar y las utilizas para recordar que tienes que mantenerte en el buen camino.

Estas razones pueden ser obvias, como proteger la salud de tus pulmones. No obstante, puede haber otras razones, como ahorrar dinero, proteger la salud de los que están a tu alrededor y alargar el tiempo que tienes para pasar con tus familiares y amigos. Todas estas pueden ser razones de peso motivadoras para seguir un plan y dejar de fumar.

 

Habla con tu equipo médico

El equipo médico encargado de tu seguimiento podrá ayudarte a dejar de fumar. Pueden ayudarte a inscribirte en una clínica para dejar de fumar y pueden ofrecerte otros servicios, como recetarte sustitutivos de la nicotina u otras medidas y medicamentos1.

 

Únete a tu servicio local para dejar de fumar

Muchas zonas tienen servicios locales para dejar de fumar. Un servicio para dejar de fumar puede ayudarte a dejar de fumar y mantenerte sin humo. Puedes tener reuniones en grupo o privadas en las que puedes hablar sobre tus retos con otras personas que están dejando de fumar1.

Habla con tu equipo médico sobre los servicios locales para dejar de fumar.

 

Ser consciente de los desencadenantes y de los momentos de alto riesgo

Fumar no es solo una adicción física, también está relacionado con la forma en la que funciona tu cerebro y las rutinas y desencadenantes de cada día. Puedes tener varias razones para fumar, como tener una oportunidad para hacer un descanso del estrés, relajarte o recompensarte (p. ej., mientras conduces, después de comer o mientras hablas por teléfono).

Haz todo lo posible para evitar estos desencadenantes y busca formas de mantener tu mente ocupada durante estas situaciones, como hacer ejercicio, utilizar una pelota antiestrés o pasar tiempo con tus familiares y amigos2.

 

Encontrar apoyo digital

Hay muchos recursos digitales diseñados para ofrecer una gran variedad de asesoramiento y apoyo para mejorar tus oportunidades de dejar de fumar de forma permanente.

Cada país tiene diferentes tipos de servicios disponibles. Algunos de estos servicios son: Smokefree (EE. UU.), Quitnow (Australia), Live Well (Reino Unido), Respirapp (España).

 

No te juzgues si tienes un desliz

Muchas personas que han intentado dejar de fumar han vuelto a recaer en los malos hábitos. No seas duro contigo mismo si esto ocurre. Si has tenido un desliz, no es un fracaso.

Tira el resto del paquete e intenta pensar en las razones por las que empezaste a fumar otra vez, así podrás evitar que vuelva a pasar en el futuro.

 

Celebra tus victorias

Intenta no centrarte en las partes difíciles de dejar de fumar y sé consciente de tu éxito. Planifica las celebraciones de hitos de forma anticipada (p. ej., una semana, un mes o seis meses sin fumar).

Nunca subestimes lo lejos que has llegado y el esfuerzo y trabajo que te ha supuesto. Celebrar pequeñas victorias te ayudará a reforzar los motivos para dejar de fumar.

Sugerencia

No desistas si tienes algún tropiezo en el camino. Intenta aprender de la experiencia y piensa en lo que podrías haber hecho de otra forma. Cuantas más veces intentes dejarlo, mayor será tu probabilidad de éxito.

Puntos clave

  • Fumar tiene un gran impacto en tu salud pulmonar.
  • Dejar de fumar es una de las mejores formas de proteger y mejorar tu salud pulmonar.
  • El equipo médico encargado de tu seguimiento puede ayudarte y apoyarte para dejar de fumar.

También en esta sección…

Nutrición

Una buena dieta puede ayudarte a sentirte mejor y a mejorar tu salud general.

Ejercicio

Practicar ejercicio puede ayudarte a mantenerte sano durante más tiempo y a mejorar tu salud general.

 

Dormir

Convivir con la FPI puede ser agotador, por eso es importante dormir las horas suficientes.

Controlar la tos

La tos persistente es un síntoma muy común de la FPI; aun así, hay maneras de controlarla.

“Creo que muchas de las cosas que hacemos para mantenernos sanos a pesar de presentar FPI son las mismas que hacemos como hábitos de vida saludable en general”.

– Dr. Toby Maher, neumólogo, Inglaterra

Referencias

  1. NHS Choices. Take steps NOW to stop smoking. Available at: https://www.nhs.uk/live-well/quit-smoking/take-steps-now-to-stop-smoking/ [Accessed May 2018]
  2. NHS Choices. 10 self-help tips to stop smoking. Available at: https://www.nhs.uk/live-well/quit-smoking/10-self-help-tips-to-stop-smoking/#make-a-plan-to-quit-smoking [Accessed May 2018]

OFV.0561.062019