Cuidado personal

Si padeces FPI, hasta los cambios de hábitos más insignificantes pueden mejorar tu sensación de bienestar general.

Uno de los pasos más importantes a tener en cuenta es hablar con tus allegados sobre tus sentimientos. Por ejemplo, sobre cómo te sientes respecto a la enfermedad u otras afecciones o simplemente sobre cómo te sientes en general.

Cuando te sientas preparado, estos consejos podrían ayudarte a entablar una conversación con tus allegados:

Tu salud mental

Cuidar de tu salud mental es tan importante como cuidar de tu salud física.

También puedes hablar con el equipo médico encargado de tu seguimiento, que puede ofrecerte ayuda y apoyo para gestionar tu bienestar.

No seas tímido al preguntar dudas sobre cómo gestionar tu vida diaria y tu bienestar general al equipo médico encargado de tu seguimiento. Podrían darte consejos simples y prácticos, que puedes llevar a cabo en casa, o apuntarte a grupos de apoyo o servicios de asesoría profesional en tu zona.

Visita la página de comunidad y grupos de apoyo para obtener más orientación sobre dónde encontrar y participar en asociaciones dedicadas a apoyar a personas con FPI.

 

Consejos que te ayudarán a cuidar de ti mismo1

Hay muchas cosas que puedes hacer para mejorar tu bienestar. A continuación, se muestran algunas sugerencias sencillas que te podrían ayudar a tratar tu afección y tu vida diaria:

  1. Prioriza tus actividades diarias de forma que realices primero las tareas más importantes.
  2. Haz planes con antelación, pero intenta mantener tu horario tan flexible como sea posible.
  3. Presta atención a cómo se siente tu cuerpo cuando está activo (dificultad para respirar, cansancio o tos, entre otros). Ajusta la intensidad de la actividad que estás realizando según cómo te sientas.
  4. Realiza descansos de forma regular antes de empezar a sentirte cansado. Asegúrate de equilibrar las actividades con periodos regulares de descanso.
  5. Pide ayuda a otros siempre que puedas. La familia, los amigos y los conocidos pueden ayudarte con tus tareas diarias, como hacer recados, concertar citas u ordenar la casa.
  6. Intenta evitar los pensamientos estresantes como “tengo que hacer esto” o “debería hacer aquello”.
  7. Intenta tener una alimentación lo más saludable posible. Visita la sección de nutrición para obtener una ayuda extra para seguir una dieta saludable.
  8. Intenta practicar ejercicio moderado, como dar un paseo corto o hacer labores de jardinería cuando puedas. Puedes comentar los distintos tipos de ejercicio y cuánto ejercicio debes hacer con tu equipo médico. Visita la sección de ejercicio para obtener más recursos que te ayuden a desarrollar un plan de ejercicios adecuado.
  9. Los cigarrillos u otros productos derivados del tabaco pueden ocasionar un daño significativo en tus pulmones y hacer que tu respiración empeore. Si eres fumador, dejar de fumar y evitar el tabaquismo pasivo puede ser beneficioso para tu respiración y salud en general2. Tu equipo médico puede recomendarte programas para ayudar a dejar de fumar. Habla con ellos en primer lugar sobre las diversas opciones que podrían servirte.

Dejar de fumar

Dejar de fumar es una de las cosas más importantes que puedes hacer cuando convives con la FPI.

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de Reino Unido (UK National Heart, Lung and Blood Institute) (Reino Unido), la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association) (EE. UU.) y la Organización Mundial de la Salud (internacional) cuentan con un asesoramiento útil para dejar de fumar y para otros cambios de estilo de vida.

Estos consejos te servirán a ti y tus allegados para desarrollar un plan de preparación para los cambios diarios a los que podrías enfrentarte cuando convives con la FPI.

 

Puntos clave

  • Cuando convives con la FPI es importante cuidar tu salud física y mental.
  • Hablar con otras personas sobre cómo te sientes puede ayudarte a gestionar tus emociones.
  • Los pequeños cambios en el estilo de vida pueden ayudarte a hacer que tu día a día sea más fácil.

También en esta sección…

Vacunas

Las vacunas son una herramienta efectiva para prevenir infecciones en personas con FPI.

Nutrición

Una buena dieta puede ayudarte a sentirte mejor y a mejorar tu salud general.

 

Ejercicio

Practicar ejercicio puede ayudarte a mantenerte sano durante más tiempo y a mejorar tu salud general.

Dejar de fumar

Dejar de fumar es una de las cosas más importantes que puedes hacer cuando convives con la FPI.

“Creo que muchas de las cosas que hacemos para mantenernos sanos a pesar de presentar FPI son las mismas que hacemos como hábitos de vida saludable en general”.

– Dr. Toby Maher, neumólogo, Inglaterra

También te puede interesar…

Dormir

Convivir con la FPI puede ser agotador, por eso es importante dormir las horas suficientes.

Relajación

Controlar el estrés y las emociones es una parte importante para vivir bien con la FPI.

 

Controlar la tos

La tos persistente es un síntoma muy común de la FPI; aun así, hay maneras de controlarla.

Viajar

Es posible viajar con FPI, pero será necesaria una planificación adicional.

Referencias

  1. Liverpool Heart and Chest Hospital NHS Foundation Trust. Breathe: Get the most from life. Available at: https://www.lhch.nhs.uk/media/5197/breathe-booklet-final.pdf. Accessed May 2018.
  2. Wells AU, et al. Interstitial lung disease guideline. Thorax 2008;63: v1–v58.

OFV.0561.062019