Mindfulness

El mindfulness es una forma de meditación sencilla. Enfermedades graves como la FPI pueden ocasionar ansiedad y preocupación añadidas por el futuro. Muchas personas dicen que se estresan mucho y tienen problemas para centrarse en las cosas importantes de la vida1.

El mindfulness puede ayudar a aliviar algunas de sus preocupaciones para que puedan centrarse en cuidar de sí mismos y dedicar tiempo de calidad a sus seres queridos.

 

Mitos frecuentes del mindfulness

Algunas personas se muestran recelosas cuando escuchan la palabra “meditación”. No obstante, puede que resulte útil desmontar algunos mitos frecuentes:

 

¿Cuáles son algunos de los beneficios de practicar mindfulness?2

El mindfulness puede ayudarte a mantener una actitud positiva y controlar cualquier emoción difícil cuando la sientas.

Entre los beneficios del mindfulness podemos encontrar:

 

¿Cómo pongo en práctica el mindfulness?

Hay muchas formas de poner en práctica el mindfulness. A algunas personas les gusta participar en el mindfulness guiado, en el que un profesor (o una voz grabada) te habla durante una sesión de mindfulness. La mayoría de las sesiones se centran en despejar la mente y permitir que pienses con claridad. Pueden durar entre cinco minutos y una hora.

Un ejemplo muy sencillo de una sesión de mindfulness sería:

  1. Siéntate en un lugar cómodo, como una silla o la cama.
  2. Cierra los ojos y céntrate en las sensaciones que siente tu cuerpo.
  3. Respira lentamente. Céntrate en la respiración y siéntela a medida que entra y sale del cuerpo.
  4. Fíjate en el momento en que dejes de pensar en la respiración. Cuando lo hagas, intenta volver a centrarte poco a poco en la respiración.
  5. Cuando te sientas preparado para el final de la sesión, abre los ojos y vuelve a adaptarte a tu entorno.

 

El mindfulness radica en la observación sin críticas, en ser compasivo con uno mismo cuando la infelicidad o el estrés te perturban. El mindfulness te permite captar cualquier patrón de pensamiento negativo antes de que te veas en un pozo sin fondo. Inicia el proceso de volver a tomar el control de tu vida.

Muchas organizaciones diferentes ofrecerán servicios de mindfulness, entre ellos, hospitales, entidades benéficas y clases particulares. Para obtener más información sobre los servicios disponibles a nivel local, habla con el equipo médico encargado de tu seguimiento. También se anuncian en línea muchas clases privadas.

Sugerencia

Habla con tu equipo médico para que te aconsejen sobre los servicios que ofrecen entrenamiento en mindfulness en tu zona.

Tu salud mental

Cuidar de tu salud mental es tan importante como cuidar de tu salud física.

Puntos clave

  • El mindfulness es una técnica de meditación sencilla para ayudar a controlar tu bienestar mental.
  • El mindfulness se puede practicar en cualquier lugar y solo necesitas unos minutos.
  • Practicar mindfulness puede reducir el estrés y la ansiedad y ayudar a que te sientas más feliz.

También en esta sección…

Yoga

El yoga puede reducir el estrés, mejorar tu salud y mejorar el control de tu respiración.

Tratamientos complementarios

Existen distintas terapias complementarias que pueden ayudarte.

 

Musicoterapia

Tocar un instrumente puede ser una manera efectiva y agradable de ejercitar tus pulmones.

“Es importante mantener una actitud positiva, encontrar un médico en el que confiar, tener un buen apoyo de la familia, permanecer activo, consumir alimentos de forma saludable y, en general, es importante crear un ambiente positivo”.

– Prof. Luca Richeldi, profesor de Neumología, Italia

Referencias

  1. Long-term conditions and mental health. The King’s Fund. Available at: https://www.kingsfund.org.uk/sites/default/files/field/field_publication_file/long-term-conditions-mental-health-cost-comorbidities-naylor-feb12.pdf [Accessed May 2018]
  2. Davis DM, Hayes JA. What Are the Benefits of Mindfulness? A Practice Review of Psychotherapy-Related Research. Psychotherapy 2011; 48:198-208

OFV.0562.062019