Nutrición

Una dieta saludable es un componente esencial para la salud de todas las personas, pero especialmente para la de las personas con FPI. Una dieta saludable ayuda a mantener un peso saludable, a tener un alto nivel de energía y a reforzar el sistema inmunitario. Tener sobrepeso puede ejercer más presión en los pulmones y hacer que sea más difícil respirar1. Estar por debajo del peso apropiado puede llevar al debilitamiento de los músculos que se encargan de la respiración2.

El tipo de alimentos que consumes a lo largo del día puede afectar a tu salud general y a tu bienestar3. Las personas que padecen FPI puede que, a menudo, pierdan el apetito; sin embargo, es importante que intenten comer de forma habitual y saludable.

Asegúrate de tener una dieta bien equilibrada, con suficientes proteínas, hidratos de carbono, grasas esenciales, vitaminas y minerales, que también te puede ayudar a combatir infecciones y otras enfermedades4.

 

¿Cuáles son las consecuencias de una nutrición deficiente?5

Al controlar tu nutrición y llevar una dieta saludable puedes combatir algunos de los problemas digestivos relacionados con el peso que los pacientes con FPI pueden sufrir.

Por ejemplo, algunos pacientes descubren que, durante la progresión de su FPI, pierden peso de forma rápida. Esto se puede deber a que su cuerpo encuentra dificultades al respirar y emplea más energía para hacerlo de lo habitual. Puede que los pacientes también pierdan el apetito y, en algunas ocasiones, presenten episodios de náuseas y vómitos.

Habla con tu equipo médico si te ves incapaz de planificar tus comidas.

 

Consejos sencillos para mejorar tu nutrición si padeces FPI5

Los siguientes consejos pueden ayudarte en tu día a día a evitar la pérdida de peso, las carencias nutricionales o los problemas digestivos:

Sugerencia

El equipo médico encargado de tu seguimiento puede ponerte en contacto con un dietista certificado, que puede ayudarte a crear un plan nutricional eficaz para ayudarte con tu salud si sufres FPI.

Para obtener más información sobre cómo desarrollar una dieta adecuada si sufres FPI, visita los sitios web del Instituto del Pulmón (Lung Institute) y de la Fundación Británica del Pulmón (British Lung Foundation).

 

Recetas y pautas alimentarias

Autora


Bárbara Romano
Nutricionista del Hospital Clínic, Barcelona
Bárbara Romano   Blog de nutrición

 

Planificar tu menú semanal te ayudará a organizar la compra y a asegurar una buena alimentación diaria, a no tener que improvisar ni a acabar preparando un plato aburrido o poco nutritivo por falta de tiempo.

Puedes utilizar el menú semanal que te facilitamos aquí, con algunas recetas para el otoño.

 

Menú semanal para el otoño
Plan semanal con desayuno, comida, merienda y cena.
Descargar

 

 

Recomendaciones específicas para el otoño

 

 

Alimentos de temporada recomendados

 


Calabaza
Esta hortaliza, además de ser muy vistosa y de tener un punto dulce, es rica en un tipo de fibra soluble, beneficiosa en caso de procesos diarreicos. También es rica en agua, importante para rehidratar, y en vitaminas (del grupo B), antioxidantes (vitamina E y betacarotenos) y minerales (potasio y calcio).

Patata
Es rica en potasio y, gracias al almidón, un hidrato de carbono complejo, es una gran fuente de energía. Cuando quieras comerla, simplemente, quítale la piel para reducir su aporte de fibra. Es importante que sepas que, una vez enfriada, la patata puede favorecer que el tránsito intestinal se acelere, por lo que es aconsejable cocinarla en el momento que quieras consumirla y no dejar que se enfríe.

Pera
Además de ser pobre en azúcares, es rica en agua y contiene taninos con propiedades astringentes y antiinflamatorias, por lo que ayuda mucho a la mucosa intestinal. En caso de diarrea, es mejor comerla pelada y madura o cocida.

Manzana
Igual que la pera, es rica en agua, pobre en azúcares y, también, contiene múltiples micronutrientes. Ya sea madura o cocida y sin piel, es muy digestiva y puede ser un gran aliado en caso de sufrir diarrea.

Uva
Es una fruta rica en ácido fólico, polifenoles y taninos. Al contener una importante cantidad de azúcar, las personas con diabetes deben moderar su consumo. El único problema en personas con diarrea estaría en la piel y las pepitas, ya que ambas favorecen el tránsito intestinal. Una opción es comprar uva sin pepitas y escaldarla para que resulte más fácil retirar la piel o, como alternativa, tomar zumo de forma esporádica.

Kéfir
Es cierto que no es un alimento de temporada, pero sí es interesante tenerlo presente. Al ser un derivado lácteo, sus propiedades y aporte nutricional son similares a los del yogur. El kéfir es pobre en lactosa (el azúcar de la leche que se debe evitar en procesos diarreicos) y contiene proteínas de buena calidad, minerales como el calcio, el magnesio, el fósforo, vitaminas del grupo B y microorganismos vivos que benefician la salud intestinal, especialmente en caso de diarrea. Por tanto, es un alimento probiótico. Además, tiene una consistencia líquida y, gracias al efecto de las bacterias y levaduras que lo componen, tiene un toque ácido.

 

 

Recetas para el otoño

 


Gnocchi de calabaza
Tiempo de preparación: 45-60 minutos
Grado de dificultad: bajo
Descargar



Risotto de pera
Tiempo de preparación: 35 minutos
Grado de dificultad: bajo
Descargar



Pollo al horno con patata y manzana
Tiempo de preparación: 50 minutos
Grado de dificultad: bajo
Descargar



Bizcocho de uva
Tiempo de preparación: 1 hora
Grado de dificultad: bajo
Descargar

 

Puntos clave

  • Llevar una dieta sana puede ayudarte a mantener un peso saludable y garantizar que tienes suficiente energía cada día.
  • Una mala alimentación puede ocasionar una falta de energía, afectar a tu salud mental y debilitar tu sistema inmunitario.
  • Adaptar tus hábitos alimenticios puede ayudarte a conservar un buen estado de salud.

También en esta sección…

Dejar de fumar

Dejar de fumar es una de las cosas más importantes que puedes hacer cuando convives con la FPI.

Ejercicio

Practicar ejercicio puede ayudarte a mantenerte sano durante más tiempo y a mejorar tu salud general.

 

Dormir

Convivir con la FPI puede ser agotador, por eso es importante dormir las horas suficientes.

Relajación

Controlar el estrés y las emociones es una parte importante para vivir bien con la FPI.

“Creo que muchas de las cosas que hacemos para mantenernos sanos a pesar de presentar FPI son las mismas que hacemos como hábitos de vida saludable en general”.

– Dr. Toby Maher, neumólogo, Inglaterra

Referencias

  1. Poulain N, et al. The effect of obesity on chronic respiratory diseases: pathophysiology and therapeutic strategies. CMAJ 2006;174(9): 1293-1299.
  2. British Lung Foundation. Eating well with a lung condition: How do I maintain a healthy weight? Available at: https://www.blf.org.uk/support-for-you/eating-well/maintain-a-healthy-weight [Accessed May 2018]
  3. NHS Choices. Eat well. Available at: https://www.nhs.uk/live-well/eat-well/ [Accessed May 2018]
  4. British Lung Foundation. Eating well with a lung condition. Available at: https://www.blf.org.uk/support-for-you/eating-well/eating-a-healthy-diet [Accessed May 2018
  5. Chest Heart & Stroke Scotland. Living with idiopathic pulmonary fibrosis. Available at: https://www.chss.org.uk/documents/2013/11/living-idiopathic-pulmonary-fibrosis-pdf.pdf [Accessed May 2018]

ILD.0077.092020