Nutrición

Una dieta saludable es un componente esencial para la salud de todas las personas, pero especialmente para la de las personas con FPI. Una dieta saludable ayuda a mantener un peso saludable, a tener un alto nivel de energía y a reforzar el sistema inmunitario. Tener sobrepeso puede ejercer más presión en los pulmones y hacer que sea más difícil respirar1. Estar por debajo del peso apropiado puede llevar al debilitamiento de los músculos que se encargan de la respiración2.

El tipo de alimentos que consumes a lo largo del día puede afectar a tu salud general y a tu bienestar3. Las personas que padecen FPI puede que, a menudo, pierdan el apetito; sin embargo, es importante que intenten comer de forma habitual y saludable.

Asegúrate de tener una dieta bien equilibrada, con suficientes proteínas, hidratos de carbono, grasas esenciales, vitaminas y minerales, que también te puede ayudar a combatir infecciones y otras enfermedades4.

 

¿Cuáles son las consecuencias de una nutrición deficiente?5

Al controlar tu nutrición y llevar una dieta saludable puedes combatir algunos de los problemas digestivos relacionados con el peso que los pacientes con FPI pueden sufrir.

Por ejemplo, algunos pacientes descubren que, durante la progresión de su FPI, pierden peso de forma rápida. Esto se puede deber a que su cuerpo encuentra dificultades al respirar y emplea más energía para hacerlo de lo habitual. Puede que los pacientes también pierdan el apetito y, en algunas ocasiones, presenten episodios de náuseas y vómitos.

Habla con tu equipo médico si te ves incapaz de planificar tus comidas.

 

Consejos sencillos para mejorar tu nutrición si padeces FPI5

Los siguientes consejos pueden ayudarte en tu día a día a evitar la pérdida de peso, las carencias nutricionales o los problemas digestivos:

Sugerencia

El equipo médico encargado de tu seguimiento puede ponerte en contacto con un dietista certificado, que puede ayudarte a crear un plan nutricional eficaz para ayudarte con tu salud si sufres FPI.

Para obtener más información sobre cómo desarrollar una dieta adecuada si sufres FPI, visita los sitios web del Instituto del Pulmón (Lung Institute) y de la Fundación Británica del Pulmón (British Lung Foundation).

 

Recetas y pautas alimentarias

Autora


Bárbara Romano
Nutricionista del Hospital Clínic, Barcelona
Bárbara Romano   Blog de nutrición

 

Planificar tu menú semanal te ayudará a organizar la compra y a asegurar una buena alimentación diaria, a no tener que improvisar ni a acabar preparando un plato aburrido o poco nutritivo por falta de tiempo.

 

 

Puedes utilizar el menú semanal que te facilitamos aquí, con algunas recetas para el invierno.

 

Menú semanal para el invierno
Plan semanal con desayuno, comida, merienda y cena.
Descargar

 

 

Recomendaciones específicas para el invierno

  • Con el frío apetecen las comidas calientes por lo que puede ser buena idea cocinar sopas espesas, cremas y purés de verduras y estofados si son ligeros.
  • Si las sopas son ligeras, con poca pasta o arroz, tienes el riesgo de saciarte con el caldo sin haberte alimentado de manera adecuada por lo que es preferible que sean espesas.
  • Asegura una buena hidratación ya que es posible que con el frío no tengas tanta sensación de sed. Es preferible que bebas la mayor cantidad de líquido fuera de las comidas para no llenarte antes de tiempo.

 

 

Alimentos de temporada recomendados

 


Corazones de alcachofas
Es una verdura rica en agua, fibra y minerales como potasio, magnesio, fósforo y calcio. También contiene compuestos que la convierten en una verdura con diversas funciones interesantes como diuréticas, antiinflamatorias y digestivas. Las alcachofas son verduras muy ricas en fibra insoluble, de la que favorece el tránsito intestinal, por lo que es importante que sólo coma el corazón de la misma asegurándose de quitar todas las partes duras de las hojas si presenta diarreas.

Berenjena
Es una verdura rica en antioxidantes, aporta potasio entre otros minerales, es fácil de digerir y favorece la función adecuada del hígado. La fibra que contiene se encuentra principalmente en la piel y las semillas por lo que es interesante eliminarlas si tiene diarreas.

Guisante
Esta legumbre fresca contiene vitaminas del grupo B, potasio, fósforo, además de fibra que se concentra en la piel. Como todas las legumbres, aporta hidratos de carbono y proteínas de origen vegetal por lo que es un alimento muy completo. Al triturarlo y pasarlo por un pasapurés, o mejor por un colador chino, la piel no se consume por lo que se aprovechan todos sus beneficios sin que acelere el ritmo intestinal.

Plátano
Es una fruta sabrosa, energética, rica en potasio, magnesio, taninos y con fibra soluble (FOS). Todo esto la convierte en un alimento ideal si hay un proceso diarreico ya que da textura a las deposiciones, recupera minerales que se pierden con las diarreas, alimenta los microorganismos buenos del intestino y aporta bastante energía en poca cantidad. Por no hablar de lo cómoda que es de pelar y comerla donde quiera.

Limón
Es una gran fuente de vitamina C, un antioxidante muy necesario para el organismo y una vitamina que ayuda en la absorción del hierro de los alimentos. Tiene otras funciones como antiséptica, interviene en la formación de colágeno, alcaliniza la orina que evita la formación de piedras en el riñón y es astringente, por lo que es muy interesante tomarla con agua o usarla para aliñar los platos en caso de diarrea.

Ajo
Es un alimento muy rico a nivel nutricional, aunque se sabe que no todo el mundo lo tolera por su olor y sabor fuertes. Aporta minerales como potasio, fósforo, vitaminas del grupo B y contiene compuestos azufrados que son grandes antioxidantes y antimicrobianos. Usarlo como condimento sin el germen, la parte interna, puede dar mucho sabor a un plato sin las molestias digestivas que suele causar.

 

 

Recetas para el invierno

 


Crema de guisantes con menta
Tiempo de preparación: 45 - 60 minutos
Grado de dificultad: bajo
Descargar



Salmón al papillote
Tiempo de preparación: 15 minutos
Grado de dificultad: medio
Descargar



Estofado suave de pollo y polenta
Tiempo de preparación: 45 minutos
Grado de dificultad: medio
Descargar



Tapioca con leche sin lactosa sobre base de compota de pera
Tiempo de preparación: 30 minutos
Grado de dificultad: medio
Descargar

 

Puedes utilizar el menú semanal que te facilitamos aquí, con algunas recetas para el otoño.

 

Menú semanal para el otoño
Plan semanal con desayuno, comida, merienda y cena.
Descargar

 

 

Recomendaciones específicas para el otoño

  • La pérdida de peso es una consecuencia común derivada de las diarreas y la falta de apetito. Por ello, comer pequeñas cantidades varias veces al día puede ser una solución eficaz para que consigas mantener o aumentar tu peso.
  • Si tienes poco apetito, es recomendable que priorices las féculas (pan, patata, pasta, arroz, legumbres…) y los alimentos proteicos (pescado, huevo, pollo, ternera…) y que tomes las hortalizas como un complemento de tu menú. Así, además de mantener tu peso, lograrás un correcto estado nutricional.
  • Otro aspecto importante, aunque quizá más a nivel emocional, es sentir que no tienes que hacer un menú aparte del de tu familia. Es cierto que algunos ingredientes no son aconsejables en tu caso; sin embargo, es recomendable que adaptes los menús en la medida de lo posible para no sentirte excluido.

 

 

Alimentos de temporada recomendados

 


Calabaza
Esta hortaliza, además de ser muy vistosa y de tener un punto dulce, es rica en un tipo de fibra soluble, beneficiosa en caso de procesos diarreicos. También es rica en agua, importante para rehidratar, y en vitaminas (del grupo B), antioxidantes (vitamina E y betacarotenos) y minerales (potasio y calcio).

Patata
Es rica en potasio y, gracias al almidón, un hidrato de carbono complejo, es una gran fuente de energía. Cuando quieras comerla, simplemente, quítale la piel para reducir su aporte de fibra. Es importante que sepas que, una vez enfriada, la patata puede favorecer que el tránsito intestinal se acelere, por lo que es aconsejable cocinarla en el momento que quieras consumirla y no dejar que se enfríe.

Pera
Además de ser pobre en azúcares, es rica en agua y contiene taninos con propiedades astringentes y antiinflamatorias, por lo que ayuda mucho a la mucosa intestinal. En caso de diarrea, es mejor comerla pelada y madura o cocida.

Manzana
Igual que la pera, es rica en agua, pobre en azúcares y, también, contiene múltiples micronutrientes. Ya sea madura o cocida y sin piel, es muy digestiva y puede ser un gran aliado en caso de sufrir diarrea.

Uva
Es una fruta rica en ácido fólico, polifenoles y taninos. Al contener una importante cantidad de azúcar, las personas con diabetes deben moderar su consumo. El único problema en personas con diarrea estaría en la piel y las pepitas, ya que ambas favorecen el tránsito intestinal. Una opción es comprar uva sin pepitas y escaldarla para que resulte más fácil retirar la piel o, como alternativa, tomar zumo de forma esporádica.

Kéfir
Es cierto que no es un alimento de temporada, pero sí es interesante tenerlo presente. Al ser un derivado lácteo, sus propiedades y aporte nutricional son similares a los del yogur. El kéfir es pobre en lactosa (el azúcar de la leche que se debe evitar en procesos diarreicos) y contiene proteínas de buena calidad, minerales como el calcio, el magnesio, el fósforo, vitaminas del grupo B y microorganismos vivos que benefician la salud intestinal, especialmente en caso de diarrea. Por tanto, es un alimento probiótico. Además, tiene una consistencia líquida y, gracias al efecto de las bacterias y levaduras que lo componen, tiene un toque ácido.

 

 

Recetas para el otoño

 


Gnocchi de calabaza
Tiempo de preparación: 45-60 minutos
Grado de dificultad: bajo
Descargar



Risotto de pera
Tiempo de preparación: 35 minutos
Grado de dificultad: bajo
Descargar



Pollo al horno con patata y manzana
Tiempo de preparación: 50 minutos
Grado de dificultad: bajo
Descargar



Bizcocho de uva
Tiempo de preparación: 1 hora
Grado de dificultad: bajo
Descargar

 

Puedes utilizar el menú semanal que te facilitamos aquí, con algunas recetas para el verano.

 

Menú semanal para el verano
Plan semanal con desayuno, comida, merienda y cena.
Descargar

 

 

Recomendaciones específicas para el verano

  • Siempre es importante mantener una buena hidratación, especialmente en verano. Es una época calurosa en la que transpiramos y perdemos líquido a través de la sudoración, igual que ocurre con las deposiciones. Por eso es importante que intentes hidratarte durante todo el día, con bebidas frescas y dando pequeños sorbos.
  • Es posible que durante el verano pierdas peso sin que este sea tu objetivo. Esto se debe a que en esta época del año bebemos más líquido, a que el calor reduce el apetito y a que comemos más platos ligeros, que favorecen la digestión. Si te hace falta perderlo, entonces, ¡este es tu momento!
  • Muchas personas no toleran la combinación de temperaturas “extremas” en la misma comida, por ejemplo, un plato muy caliente junto con una bebida o un postre muy fríos. Valora tu tolerancia a este contraste de temperaturas, ya que puede favorecer el movimiento de tu intestino y que, como consecuencia, aumente el número de deposiciones.

 

 

Alimentos de temporada recomendados

 


Calabacín
Es rico en agua, potasio y mucílagos, un tipo de fibra soluble, por lo que es un alimento ideal en caso de diarrea, siempre que esté pelado. Es preferible buscar los que son más pequeños, por tener más pulpa y menos semillas.

Cebolla
Contiene mucha agua, hidratos de carbono, minerales, vitaminas del grupo B, antioxidantes y antiinflamatorios, como los flavonoides. Para que resulte más fácil de digerir, es mejor comerla cocida.

Zanahoria
Es rica en hidratos de carbono y carotenos (de ahí su color naranja), y también aporta vitaminas del grupo B y potasio, un mineral que se suele perder en mayor medida con la diarrea, por lo que es interesante recuperarlo a través de los alimentos.

Sandía
Tiene un aporte casi inexistente de fibra (hay que eliminar las semillas) y es rica en antioxidantes (licopeno y provitamina A), además de muy sabrosa. Al ser muy rica en agua, puede resultar indigesta si se toma con una comida principal, porque diluye los jugos gástricos; así que es más recomendable tomarla entre horas.

Membrillo
Es rico en fibra soluble y taninos, unos nutrientes con propiedades astringentes, por lo que resulta muy buena opción en caso de diarrea. Este fruto no se come crudo, sino hervido en forma de dulce de membrillo; por ello es importante que tengas en cuenta la cantidad de azúcares que contiene, especialmente en caso de tener diabetes. Por suerte, hay opciones con edulcorantes o, mejor, puedes hacer tu propio dulce de membrillo casero.

Melocotón, paraguayo y nectarina
Son 3 frutos muy similares a nivel nutricional, ricos en potasio y carotenoides, y tienen un aporte moderado de azúcares (aunque la nectarina contiene algo más). Su aporte de fibra es bajo si se pela y, al ser de textura carnosa, son ideales de cualquier forma: maduros, en compota, cocidos…

 

 

Recetas para el verano

 


Granizado de sandía
Tiempo de preparación: 5 minutos, más el tiempo de congelación
Grado de dificultad: muy bajo
Descargar



Madalenas saladas de zanahoria y queso
Tiempo de preparación: 40 minutos
Grado de dificultad: bajo
Descargar



Calabacines rellenos de arroz y pollo
Tiempo de preparación: 45 minutos
Grado de dificultad: medio
Descargar



Polos de melocotón y yogur
Tiempo de preparación: 10 minutos, más el tiempo de congelación
Grado de dificultad: muy bajo
Descargar

 

Puedes utilizar el menú semanal que te facilitamos aquí, con algunas recetas para la primavera.

 

Menú semanal para la primavera
Plan semanal con desayuno, comida, merienda y cena.
Descargar

 

 

Recomendaciones específicas para la primavera

  • Si la primavera llena de colores los paisajes, ¿por qué no hacer lo mismo con tus platos? La presentación es muy importante para que la comida te resulte apetecible, y dedicarle un tiempo te ayudará a comer mejor.
  • Para tener la sensación de que aumentas la variedad de tus comidas, basta con sustituir por alimentos de temporada algunos ingredientes de tus recetas. También puedes conseguirlo cambiando las sopas calientes por cremas frías, por ejemplo.
  • En primavera hay muchas variedades de fruta disponibles, por lo que te resultará muy fácil tomar fruta variada. Si tienes diarrea, recuerda pelarla si es posible, ya que la piel es una importante fuente de fibra.

 

 

Alimentos de temporada recomendados

 


Puntas o yemas de espárragos
Especialmente de los espárragos blancos, porque son los que tienen un menor contenido de fibra. Es importante que evites los tallos, ya que son más leñosos y aumentan el volumen de las deposiciones. Aún así, puedes usarlos para hacer un caldo y para aportar sabor. Son ricos en vitaminas como el betacaroteno, el ácido fólico, y en otras vitaminas del grupo B.
¿Sabías que el olor especial que dejan en la orina se debe a la metabolización de una sustancia que contienen? Esta sustancia se llama ácido asparagúsico.

Judías verdes
Aportan ácido fólico, betacarotenos, potasio, calcio… Además, no son especialmente ricas en fibra, por lo que pueden ser una buena opción para tus menús. Es importante comerlas antes de que pasen el punto de maduración, ya que se vuelven duras y fibrosas. Es necesario retirar los hilos antes de cocerlas para que resulte más fácil digerirlas.

Albaricoque
Es rico en betacarotenos, de donde proviene su color anaranjado, y en minerales como el potasio. Por su contenido en taninos, fresco resulta más bien astringente. En cambio, el albaricoque desecado (orejones) favorece el tránsito intestinal, así que te recomendamos evitarlo. Si tienes tendencia a producir piedras en el riñón tómalo con precaución, ya que contiene ácido oxálico.

Níspero
Es una fruta muy interesante en caso de alteraciones gastrointestinales, ya que resulta astringente por su aporte de taninos y pectina, y es rica en betacarotenos, potasio y ácidos orgánicos.
Un pequeño consejo: lávate enseguida las manos si no quieres que te queden manchadas.

Sardina
Este pescado tiene en su familia el arenque, la anchoa (también llamado boquerón), entre otras variedades de diversos tamaños y zonas de pesca. El pescado azul, además de ser rico en proteínas como todos los pescados, es muy interesante por su aporte de omega 3 (ácidos grasos poliinsaturados). Estos ácidos tienen propiedades antiinflamatorias y protectoras de nuestros vasos sanguíneos, tanto a nivel cardiovascular como cerebral. De las sardinas en lata se pueden comer hasta las espinas, que son muy ricas en calcio, por lo que suman aún más propiedades. Eso sí, ten cuidado con el contenido de sal de las conservas.

Lentejas
Esta legumbre, que puede tener múltiples colores y tamaños, es rica en hidratos de carbono, proteínas, hierro no hemo (aquel que no es de origen animal) y vitaminas del grupo B. Para facilitar su digestión y evitar diarreas, puedes comerlas en puré pasado por el colador chino para retirar la piel, compra lentejas sin piel o usar su harina. Para reducir la producción de gases, se recomienda añadir alguna especia, como el comino o el anís estrellado. Debido a que las proteínas que contienen son incompletas, combinarlas con algún cereal (como el arroz) o derivado (como el pan) es una gran opción para aprovechar todas sus propiedades. Para que el cuerpo pueda absorber el hierro de las lentejas, es necesario que en la misma comida haya un alimento rico en vitamina C, como el zumo de limón, la naranja, el kiwi, el tomate… o un ácido, como un chorrito de vinagre. En general las legumbres son muy nutritivas, por eso es interesante tomarlas al menos dos veces por semana.

 

 

Recetas para la primavera

 


Crema de yemas de espárragos
Tiempo de preparación: 30 minutos
Grado de dificultad: bajo
Descargar



Puré de lentejas y verduras con picatostes
Tiempo de preparación: 40-60 minutos
Grado de dificultad: medio
Descargar



Licuado colado de frutas
Tiempo de preparación: 10 minutos
Grado de dificultad: bajo
Descargar



Macedonia de fruta cocida
Tiempo de preparación: 10-20 minutos
Grado de dificultad: bajo
Descargar

 

Puntos clave

  • Llevar una dieta sana puede ayudarte a mantener un peso saludable y garantizar que tienes suficiente energía cada día.
  • Una mala alimentación puede ocasionar una falta de energía, afectar a tu salud mental y debilitar tu sistema inmunitario.
  • Adaptar tus hábitos alimenticios puede ayudarte a conservar un buen estado de salud.

También en esta sección…

Dejar de fumar

Dejar de fumar es una de las cosas más importantes que puedes hacer cuando convives con la FPI.

Ejercicio

Practicar ejercicio puede ayudarte a mantenerte sano durante más tiempo y a mejorar tu salud general.

 

Dormir

Convivir con la FPI puede ser agotador, por eso es importante dormir las horas suficientes.

Relajación

Controlar el estrés y las emociones es una parte importante para vivir bien con la FPI.

“Creo que muchas de las cosas que hacemos para mantenernos sanos a pesar de presentar FPI son las mismas que hacemos como hábitos de vida saludable en general”.

– Dr. Toby Maher, neumólogo, Inglaterra

Referencias

  1. Poulain N, et al. The effect of obesity on chronic respiratory diseases: pathophysiology and therapeutic strategies. CMAJ 2006;174(9): 1293-1299.
  2. British Lung Foundation. Eating well with a lung condition: How do I maintain a healthy weight? Available at: https://www.blf.org.uk/support-for-you/eating-well/maintain-a-healthy-weight [Accessed May 2018]
  3. NHS Choices. Eat well. Available at: https://www.nhs.uk/live-well/eat-well/ [Accessed May 2018]
  4. British Lung Foundation. Eating well with a lung condition. Available at: https://www.blf.org.uk/support-for-you/eating-well/eating-a-healthy-diet [Accessed May 2018
  5. Chest Heart & Stroke Scotland. Living with idiopathic pulmonary fibrosis. Available at: https://www.chss.org.uk/documents/2013/11/living-idiopathic-pulmonary-fibrosis-pdf.pdf [Accessed May 2018]

ILD.0077.092020